El Diseño Escénico*

MIRIAM DUEÑAS
Diseñadora de vestuario

Diseño escenográfico de Eduardo Arrocha para la obra La Chacota, fragmento

 

El Arte Teatral forma parte sustancial  de las ancestrales manifestaciones cultivadas por el hombre. Sin transformar su esencia, ha ido evolucionando, madurando con el tiempo e incorporando múltiples aspectos de diversos contextos socioculturales del desarrollo humano. Ha enriquecido con sus recursos otras formas de expresión como el cine y la televisión que han experimentado acentuadas transformaciones en cuyo fondo ha existido siempre alguna novedad técnica.

En su quehacer, cada uno de estos medios artísticos son a su vez formas de representación escénica y en su conjunto, expresiones del arte del espectáculo que presentan aspectos comunes en sus procesos creativos y ejecutivos, aunque cada uno posea su propio lenguaje así como técnicas y formas de comunicación bien diferenciadas con los espectadores. Entre sus más destacados aspectos coincidentes se encuentra el hecho de haber sido siempre el resultado de un esfuerzo colectivo y la indispensable necesidad de inversiones económicas de alto costo para el logro de los resultados estéticos propuestos. 

Este análisis apunta inevitablemente a considerar que en cualquiera de estos medios, la creación puede ser abordada a partir del diseño. 

Diseñar es prever, decidir, definir y proyectar tanto en términos artísticos como organizativos, tecnológicos y económicos. En sus diversas modalidades el diseño resulta indispensable para el desarrollo de procesos creativos y ejecutivos. La historia, el desarrollo y el análisis del diseño para la escena ofrecen al investigador un material poco explorado y de hecho un basamento teórico disperso y casi inexistente. 

En los medios artísticos cuya labor está vinculada a la escena, al espectáculo, independientemente de la forma en que sea realizada la acción comunicativa con los espectadores -fuese esta en vivo, o sea cuando el espectador participa en la representación de manera unitiva en tiempo y espacio percibiendo directamente todas las incidencias de la puesta; o filmada, cuando la acción dramática es remitida a la sensorialidad del espectador a través de procesos tecnológicos cinematográficos-, el diseño estará presente en la exposición plástica creativa y ejecutiva de cada contexto. Estos medios están conformados por diversas disciplinas donde influyen, además, otras artes con sus corrientes, estilos y tendencias; de ahí el carácter sincrético que los estudiosos le señalan y la imbricación del diseño en este concepto. 

Aunque generalmente no es considerado así, al asumir la producción en cualquiera de estos medios es indispensable hacerlo desde la perspectiva del diseño. Esta actividad está encaminada a la previsión y definición de objetivos artísticos. Diseñará las etapas necesarias para producir la obra artística abarcando el conjunto de medios y acciones requeridas para organizar y ejecutar sus procesos de realización. El concepto de producción en el arte escénico tuvo su origen en el teatro y ha perfilado en él sus quehaceres y especializaciones hasta ocupar planos primordiales en los medios escénicos filmados donde participa, concibe y orienta globalmente los presupuestos económicos y estéticos adecuados a la historia y los personajes con los conceptos artísticos del director,  siendo, generalmente en esos medios, responsable de convertir un texto o una idea en un hecho artístico. 

La representación escénica está respaldada por un texto escrito: en los espectáculos en vivo (teatro hablado, musical, danzario o en otras de sus manifestaciones) se conoce generalmente como libreto  y en los filmados es usualmente reconocido como guión. 

Toda puesta en escena o en pantalla de una obra es concebida y dirigida por un director quien trabaja estrechamente relacionado con todos los encargados de convertir las ideas del texto en un espectáculo. Él transmitirá a cada uno de los miembros del equipo artístico las tesis conceptuales y estéticas que considera para sumir las ideas del libreto o del guión y crear el entorno en el que se desarrollará la narración, aspectos que resultarán indispensables para lograr la atmósfera que la obra requiere. 

Las Artes Escénicas en sus diversos medios de expresión, tendrán en la palabra, la acción y el universo sonoro y visual, aspectos que permiten caracterizar la atmósfera del género en concordancia con los presupuestos estéticos y conceptuales de cada director. 

El diseño sonoro, generalmente ignorado, contribuye a resaltar el mensaje de otras disciplinas expresivas y brinda extraordinaria posibilidades al desarrollo narrativo de la obra, teniendo en cuenta que todos los sonidos que existen en ella son considerados dentro de sus contenidos: los ruidos de la naturaleza, pisadas, golpes u otros efectos sonoros, y sobre todo aquellos que se presentan en forma de música transmiten información sensorial e intelectual a la obra y al público. En su conjunto el diseño sonoro puede centrar o desviar la atención de los espectadores de lo esencial, intensificar su atención o añadirle significado. Su validez artística está determinada por la capacidad de hacerse parte integral de la dramaturgia (organización de las acciones en el espacio y en el tiempo) al sugerir, respaldar o evocar algo que existe sensorial o visualmente en el contexto de la obra escénica. 

Existen tres componentes plásticos fundamentales que contribuyen a la creación del universo visual que respaldará la acción dramática: la escenografía, la iluminación y el vestuario. 

El diseño de cada una de estas disciplinas escénicas resulta medular en el contexto creativo y productivo de cualquier medio escénico por su importancia en la determinación del marco visual en el que los ejecutantes dramáticos darán vida a los personajes, facilitando a estos la proyección de su labor y al público la recepción del mensaje propuesto. Para proyectar el diseño, cada disciplina tendrá en cuenta los requerimientos informativos y estéticos de cada medio (en vivo o filmado) para brindar a la obra y a sus receptores aspectos claves que refuercen o aclaren lo que se diga o lo que se exponga visualmente en la escena, transmitiendo esta información con significado artístico de manera que el mensaje pueda influir sin hacerse confuso en la comprensión sensorial e intelectual de  sus destinatarios. 

En los medios escénicos en vivo, los requerimientos informativos han estado determinados generalmente por los conceptos estéticos que en el arte teatral han ido primando hasta llegar al concepto moderno de síntesis en las formas y simplificación en los detalles. En los medios escénicos filmados los requerimientos informativos se vinculan a su base técnica de expresión, por su naturaleza analítica (cámaras, negativos, planos, encuadres, etc). 

Pero cada una de estas disciplinas del diseño tendrá que manipular la realidad con fines expresivos, formas, colores y texturas deben partir de lo real, pero trascender del realismo a la estética requerida en la escena, ordenando, resumiendo y haciendo expresivos estos elementos. 

El diseño de escenografía crea el marco estético de la acción y la sitúa en el espacio y en el tiempo, expresando el clima espiritual y dramático de la representación, integrándose a ella orgánicamente, se expresa a partir de líneas, formas, colores y texturas creando ambientes atmosféricos bi o tri-dimensionales, naturales o construidos, dividiendo el espacio en diversas áreas susceptibles de ser violadas o no por los ejecutantes escénicos. 

En su concepción, expresión y ejecución, el diseño de escenografía se nutre de otras manifestaciones culturales así como corrientes, diversos estilos y tendencias de las artes plásticas que se integran o caracterizan las formas de los ámbitos creados, convirtiéndolos en instrumentos de la acción dramática. 

En los medios escénicos filmados, el diseño de escenografía se expresa a partir del encuadre de la cámara al exponer ambientes exteriores o interiores concebidos con valores expresivos y narrativos, vinculados a la historia y a la estética que el género y la proyección plástica exigen. 

El diseño de iluminación por su parte, contribuye a la transformación visual y dramática de la escena brindándole cuerpo, volumen, relieve, profundidad y perspectiva. Proyecta el esquema cromático en correspondencia con la línea argumental de la obra artística.  

En su devenir histórico el diseño de iluminación ha desarrollado una búsqueda rigurosa, artesanal y tecnológica, mejorando los instrumentos de su expresión artística hasta alcanzar en las últimas décadas un indiscutible protagonismo en los medios escénicos al crear atmósferas, ámbitos intangibles de representación, narraciones visuales y hasta estados anímicos perceptibles para el espectador. Es un arte que forma parte integral e indispensable del espectáculo, pero sus cultivadores deben tener dominio de sus técnicas, conocer la utilización del equipamiento y las tecnologías. 

En las obras filmadas, el fotógrafo es el dueño, el creador de la luz. Esta disciplina escénica es parte del esfuerzo de los directores de fotografía, ellos darán relieve a la luz, investigarán en la penumbra buscando registros expresivos, alimentándose de la experimentación y de potencialidades desconocidas para expresar las ideas del guión y del director. Con la luz  engendran, dan forma a la imagen filmada. 

El diseño de vestuario permite crear la imagen escénica de los personajes, es un instrumento de la acción utilizado por los ejecutantes dramáticos para transmitir información con significado artístico. Por ello habrá de adoptar características especiales según los requerimientos de las diversas manifestaciones dramáticas habladas, musicales o danzarias. 

Referencias generales como época y lugar de la acción, e individuales relativas al sexo, edad, clase, grupo social; o psicológicas como el carácter o el estado de ánimo del personaje, serán premisas ineludibles para el diseño de vestuario. Conforman su potencial informativo. Aunque se viste al personaje, este se expresa generalmente a través de un ser humano, el actor, el bailarín, el cantante, que expondrá la acción en todo su desarrollo. El diseño de vestuario habrá de tener en cuenta las potencialidades de su imagen,  aprovechando, acentuando, ocultado o transformando sus rasgos físicos para conseguir organicidad en cada propuesta de vestuario y su funcionalidad con el ser humano que la porta.  

El vestuario es la forma plástica de mayor valor informativo en la escena y no es superada por ninguna de las restantes disciplinas plásticas. Su capacidad narrativa debe ser utilizada en correspondencia con la acción dramática de manera que permita una percepción clara y profunda sin recurrir a detalles banales, nutriéndose fundamentalmente de un lenguaje más simbólico que histórico. 

Estos tres componentes de la plástica crean la atmósfera escénica y están vinculados indiscutiblemente con las artes visuales. Aunque se expresen o no a través de los medios tradicionales utilizados por ellas dibujo, bocetos, maquetas, etc. Los conocimientos sobre el desarrollo de las artes plásticas y sus técnicas, las nociones básicas del diseño en cuanto a líneas, formas, colores y texturas; así como el dominio en la lectura y ejecución de planos técnicos de las diferentes disciplinas son principios indispensables para cualquiera de los creadores en estos medios.  

La selección de cualquier elemento u objeto requerido en la escena, aun cuando no haya sido creado por el diseñador, si está en correcta correspondencia con los requerimientos visuales de la puesta debe ser considerado como parte del acto creativo. Algunas veces se asume que el dibujo es la habilidad más importante para la expresión del diseño escénico, valorándose como más significativo el diseño producido en una cartulina. Sin embargo, el diseño más importante es el producido para la escena misma.  

Los profesionales del diseño escénico en cualquier sentido que proyecten su trabajo, bien hacia lo novedoso o inédito, hacia la exactitud histórica o hacia la inspiración en épocas pasadas tienen, en la investigación de aspectos socio-económicos y culturales, una fuente de información importante para su trabajo. 

La representación escénica en vivo es un fenómeno efímero que concluye al desaparecer la luz, al cerrarse el telón. El espectáculo filmado incursionará siempre en el presente, en el momento que entra en contacto con los espectadores. De ahí la responsabilidad de los creadores de sus aspectos plásticos. 

Los tres componentes plásticos de la escena  en los diversos procesos de su obra creativa están vinculados con aspectos que requieren conocimientos sobre materiales y tecnologías. Aunque cada uno posea un equipo interdisciplinario que ejecute técnicamente sus diseños, en su especialidad será el responsable del resultado del proyecto, de su coherencia con el resto de los aspectos visuales y con la obra en su conjunto. 

Bibliografía: 

 Aratud, Antonin: El teatro y su doble” Instituto Cubano del Libro, La Habana, 1969. 

Kowzan, Tadeusz: El signo en el teatro. Introducción a la semiología del arte del espectáculo. En Semilogía y teatro. Edit. Pueblo y Educación, La Habana, 1988. 

Carrió, Raquel: ¿Qué es el teatro? Naturaleza y funciones del texto y la escena. Curso de apreciación teatral. Universidad para todos, La Habana, 2001. 



* Fotos cortesía de José Murrieta y Jesús Ruiz.


Boceto de vestuario de María E. Molinet   Obra Luminaria, diseño de escenografía Jesús Ruiz
     
La Venganza de Don Mendo   Diseño escenográfico de Eduardo Arrocha para la obra La Chacota
     
Diseño escenográfico de Jesús Ruiz para la obra Hello Dolly   Diseño de vestuario de Changó de Miriam Dueñas
Diseño de Eduardo Arrocha Obra Luminaria, diseño de vestuario Miriam Dueñas